domingo, 13 de diciembre de 2009

Chino por un día

Campus universitario. Curso 1976-77.

Encuentro a Laura saliendo del bar del Interfacultades. La conocí en la Parroquia Universitaria, un piso de la Gran Vía donde entorno al Fede, cura y biólogo, nos reunimos semanalmente varios estudiantes de Ciencias en un último intento eucarístico por reconciliar la religión heredada con la vida escogida: el compromiso político para muchos, la duda científica para algunos, los atardeceres sin cobijo para los que quedamos.

Laura parece hoy muy contenta y la alegría le hace aún más guapa.
123456- Hola.
123456- ¡Ya soy legal! ¡ya soy legal!
123456- ¿Qué dices? No te entiendo.
123456- Que han legalizado las UJM[1]

123456- Entonces, dirás “ya somos legales”.
123456- No, ya soy legal, porque en Zaragoza, de las UJM sólo estoy yo.
123456- Ah, pues enhorabuena.
123456- Esta noche tengo que pegar carteles en el Paseo Independencia. ¿Me 123456acompañas?

Mientras la escucho y pienso la respuesta, corre por mi cabeza el mapa de las siglas revolucionarias que, más o menos, creo haber conseguido ordenar. Salvo los anarcos, todos los demás son marxistas. Entre ellos los hay que son leninistas y los hay que no. (el PCE). Unos son leninistas a palo seco y otros, además, trotskistas; también los hay maoístas. Los trotskistas son los de la “revolución permanente” (siempre he pensado que eso debe ser muy cansado). Los maoístas, como los demás, están en varios grupos y se les dice “los chinos”[2]
. Las diferencias entre unos y otros parecen venir de la aceptación o rechazo de las directrices de la II, III o IV Internacional Comunista. Las internacionales son algo así como las paradas de autobús; cada grupo se apeó en una.

Hay chinos del MC, del PTE y de la ORT. La ORT es la Organización Revolucionaria de Trabajadores, pero con mala leche le dicen la Organización Religiosa de Trabajadores porque la fundaron y la gobiernan varios curas navarros rebotados (de una iglesia a otra). Su Secretario General es el Camarada Intxausti. Las UJM son las juventudes de la ORT. Se definen como “Marxistas - Leninistas – Pensamiento Mao Tse Tung”.

Hace dos veranos, al pasar por París fuimos ala Embajada China a conseguir el Libro Rojo de Mao, editado en español por la Editorial del Pueblo en Pekín. Nos chocaba poder entrar tan fácil cuando en la misma calle (Rue Georges V) la Embajada Española estaba rodeado de vallas y policía. Tuvo su gracia pasar el libro en la frontera ante los guardias civiles de La Junquera. Pero luego, ya en casa, no he tenido ganas de leerlo. Así por encima, da pinta de ser un “pestiño”. Aunque en los carteles que vende la JGR[3]
en el hall de Ciencias parezca lo contrario. Se ve a unos chinos trabajando en el campo, pero éstos son chinos de verdad, amarillos con los ojos rasgados, arando y segando con una sonrisa de oreja a oreja mientras uno de ellos enarbola el librito de marras. Me recuerdan la jota: “... que cuando vienen del campo, vienen cantandooooo”. Los vende Marisa, la Joven Gorda Roja. La llamamos así porque está rellenita y es de la JGR.

Laura espera que le conteste. A mí, la verdad, las UJM ni fu ni fa; pero Laura me gusta y hay que trabajar el terreno.
123456- Sí, vale, voy. ¿A qué hora y dónde?
123456- A las 6 de la mañana en Correos.

Los carteles se pegan a esas horas para evitar que te los tape otro que venga después. Toca madrugón. Si se enteran en casa, diré que he ido a correr al parque antes de clase. Salgo en chándall y sin hacer ruido.

Llega Laura con el cubo, el cepillo y los carteles.
123456- Sólo tengo diez, hay que repartirlos bien.
123456- ¿Sólo? ¡Qué pena!
(finjo como un bellaco).
123456- Vamos a coger agua en la fuente de la Plaza Aragón.

La fuente está seca. Cruzamos a la acera de enfrente para probar en la otra y tampoco hay agua.
123456- Estas fuentes están estropeadas y los bares aún no han abierto. Nos quedamos sin pegar los 123456carteles.
123456- ¡Qué dices! En el surtidor de la Plaza Paraíso tenemos agua.
123456- Pero, ¿si nos ve un guardia?
123456- Oye, que ya somos legales.
123456- Sí, pero legales para cantar la Internacional, para denunciar la contradicción principal de la 123456democracia pequeñoburguesa o para pregonar la dictadura del proletariado. Pero para meteros 123456en los surtidores a llenar cubos de agua, no sé.

Laura está decidida. Y yo voy detrás de ella.
123456- ¡Joder qué fría está!

Algunos currantes que van camino del trabajo nos miran con extrañeza. No se ven policías, menos mal. Volvemos al Paseo. Diez carteles se pegan pronto, aunque Laura sea exigente como si estuviese colgando un cuadro en la salita de estar.
123456- Más arriba, que se vea bien.

Vuelvo a pasar por los porches dos horas después, camino de la Universidad. Contemplo mi obra y pienso cuántas cosas estaré dispuesto a hacer por una mujer. Me parece que bastantes.
12
[1] UJM: Unión de Juventudes Maoístas.
[2]
Nada que ver con aquellos “chinos” que adornaban de tinta mis primeros exámenes en el Colegio de los HH. Maristas.
[3] JGR: Joven Guardia Roja, juventudes del PTE.